RSS
10 Aug 2010

El uso de las nuevas tecnologías educativas

Author: admin | Filed under: Tec Educativas

1. LA FORMACIÓN Y LOS SISTEMAS DE INFORMACIÓN
La formación ha sufrido una fuerte transformación tanto con respecto a sus contenidos y orientaciones como en cuanto a los medios. El desarrollo de nuevos recursos didácticos y tecnologías educativas ha originado que en la actualidad los discentes adquieran un mayor protagonismo, intervención y control del proceso de formación, haciendo para ello uso de los recursos y herramientas que mejor se adapten a cada caso.
Cada vez es mayor la competitividad tanto de las organizaciones como de los individuos, lo cual hace que cada día sea más imprescindible una buena formación mediante la capacitación intensiva, planificada, crítica y actualizada; de ahí que, en un sentido económico moderno, capacitar sea “incrementar la productividad de la población, mediante la adquisición de habilidades y conocimientos que permitan el desarrollo de actividades creativas, innovadoras y útiles a la sociedad, elevando directamente la competitividad de la nación” (Aguilar, 1997). Por ello las organizaciones, en un contexto económico globalizado, cada vez precisan en mayor medida de individuos mejor capacitados para conseguir el éxito. Se requiere que la capacitación sea un estándar global.
El fuerte desarrollo tecnológico también se ha hecho notar, como es lógico, en la formación. El desarrollo de la tecnología educativa ha sido especialmente manifiesto en las telecomunicaciones, la informática y la tecnología audiovisual.
2.- LA TELEFORMACIÓN
Aunque la formación a distancia no es un concepto nuevo, sí lo es el concepto de teleformación que, aunque se basa en la misma, amplía en gran medida sus posibilidades. Gracias a las tecnologías de la información, y mediante el uso de herramientas multimedia, es posible (Jiménez, 1997) transmitir conocimientos vía telemática, así como establecer canales de comunicación entre el formador y el discente, sin que ambos tengan que coincidir en un mismo espacio físico y temporal.
Un entorno tan complejo y cambiante como el actual exige a las organizaciones una constante puesta al día de su personal en temas complejos pero, al mismo tiempo, es frecuente la afirmación de que no disponen del suficiente tiempo para hacerlo por el sistema tradicional de formación. El uso más extendido del teletrabajo también contribuye a que no se disponga de las condiciones – de lugar y tiempo- que requiere la enseñanza tradicional.
En este contexto, Internet es una buena solución para los problemas de formación, puesto que plantea un medio interactivo, multimedial, dinámico y ubicuo para encarar el proceso educativo de entrenamiento básico y especializado mediante el empleo de la tecnología que nos ofrece.
Esta modalidad de formación virtual es un concepto novedoso de formación ya que los sistemas de comunicación, los métodos de información, las herramientas multimedia y la interacción profesor-alumno, hacen que la metodología aplicada sea práctica, personalizada y gratificante. Estamos ante una categoría de formación a distancia que se ayuda de las herramientas telemáticas y ante un nuevo concepto en los métodos de Toma de Decisiones. Esto conlleva un cambio en las estrategias de enseñanza (Rivera, 1997), lo que implica para el sujeto que recibe la formación una transición desde la memorización hacia la navegación de la información y al uso de la misma.
En un estudio realizado por Virtual Office se establecen como ventajas que posee Internet para la formación las siguientes:
1. Universalidad. Muchas personas encuentran en Internet determinadas informaciones que no pueden conseguirse por otros medios. Esto es debido a que Internet es la mayor biblioteca que existe y que la información que posee está en constante actualización.
2. Comunicación. Los conocimientos sólo pueden transmitirse a través de la comunicación, por lo que se convierte en un requisito imprescindible a la hora de impartir la formación. La ventaja añadida de Internet es que la comunicación no se limita por barreras espaciales y es de una gran riqueza.
3. Hipertexto. Mediante él podemos navegar a través de una gran cantidad de información hasta llegar a unos límites insospechados.
4. Interactividad. El aprendiz mantiene un auténtico diálogo con su ordenador, pues él le formula una serie de preguntas y la máquina le responde de manera simple y rápida, lo cual hace que aumente el interés del estudiante al ver la gran cantidad de información que puede obtener en poco tiempo y de manera sencilla y cómoda, puesto que no necesita trasladarse.
5. Multimedia. Gracias a ella la información que se obtiene a través de Internet es práctica, amena y atractiva.
6. Economía de la comunicación. Cualquier usuario conectado a Internet puede llamar a cualquier parte del mundo a un reducido coste.
A todo ello hay que añadir el efecto positivo que ejerce sobre la motivación, además de permitir que la enseñanza se pueda impartir de forma individualizada.
Por tanto, la implantación de sistemas de este tipo en la formación del personal debe contribuir a mejorar la cualificación del mismo y, con ello, aumentar la productividad y competitividad de las organizaciones.
La teleformación se hace especialmente útil al ofrecernos Internet una serie de servicios que se han demostrado perfectamente aplicables al área de la formación. Por ello puede hablarse hoy de un nuevo concepto de formación, que es absolutamente diferente, de una parte, al de la enseñanza presencial y, de otra, al de la formación a distancia tal y como ha sido entendida hasta el presente, que iba dirigida básicamente al segmento de personas que, por problemas de índole temporal o espacial, no podían desplazarse a un centro de enseñanza.

Quizás el peor impedimento para un análisis mas sutil de la imbricación tecnología/educación proviene de nuestra idea simplista y reduccionista que quiere plantar una pica de Flandes separando (al peor estilo cartesiano) a la humanidad de un lado, y a la tecnología del otro. Como si pudiera haber una tecnología antihumana o una humanidad antitecnológica -como insisten a mas no poder los tecnofóbicos (partiendo de Jaques Ellul hasta llegar a Clifford Stoll y Steven Biejkerts).

Las mismas máquinas que nos ayudan nos enferman. El síndrome del túnel carpiano se difunde, hay quienes creen todavía que los monitores y los celulares están creando cánceres de nueva generación -son sus principales tesis. Pero no menos claro es que las técnicas de diagnóstico por imágenes y los nuevos análisis bioquímicos modifican nuestra manera de entender la salud y la enfermedad.

Cambian asimismo las nociones de capacidad, pero muy especialmente la noción de ser humano puramente natural. Donna Haraway lo dijo hace 10 años atrás y sonó a escándalo. Todos somos Cyborgs. A mediados del 2004, Proyecto Genoma Humano mediante, así como avances en nanotecnologia y en computación ubicua y transplantableen curso, nos permiten prever un futuro a la vez colosal y angustiante.

Al concebir relacionalmente a la tecnología debemos estar atentos a su enorme poder de interferencia en las prácticas sociales anteriores. La etnografía muestra 1 (7) como modificaciones en condiciones iniciales mínimas (dejar ollas de metal en una cultura de greda) pueden producir transformaciones macro imprevisibles e irreversibles.

En el caso de las tecnologías de la comunicación, y a pesar de nuestra dureza imaginativa en cuanto a valorar los inicios de estas transformaciones, los resultados son tan espectaculares (y caóticos) como los que estamos viviendo actualmente.

La tecnología no es solo la cosa, sino la cosa y las pautas de uso con las que se la aplica, la forma en que la gente piensa y habla sobre ella, así como los problemas y expectativas cambiantes que genera.

Esto que es una señal de alarma también podría serlo de alivio y viceversa. En el campo educativo lo mas importante no son las tecnologías. De hecho 20 años de uso de computadoras en el aula han dejado, en términos de costos/beneficio un resultado ruinoso para el sistema, de desconfianza hacia los fabricantes y de justificado desprecio frente al software que se viene utilizando 8.

Las reverberaciones disparadas por la tecnología solo se sentirán cuando cambien simultáneamente (antes y/o después) en una cascada de relaciones muchas veces difíciles de prever otras prácticas y relaciones educacionales encadenadas. La capacidad de transformación no es algo intrínseco a la tecnología, imaginar que lo es -la película que desde hace mas de dos décadas también nos quieren vender Bill Gates y Nicholas Negroponte- es el sueño/pesadilla tecnocrática del fundamentalismo digital, y frente a ello hay que plantearse firme e inteligentemente.

Muchas de las propuestas de reforma educacional vía la tecnología parten de concepciones totalmente erróneas acerca de su naturaleza, uso y alcances, acerca de la sociedad y acerca de los modos en que ambas se codiseñan mutuamente. Cada uno de los intentos que los últimos 20 años han querido venderle a la sociedad la solución tecnológica se han encapsulado en dos o tres mantras indefendibles.

El mas conocido -y que hasta la caída del Nasdaq en marzo del año 2000 era la encarnación mas moderna de viejas ilusiones- es concebir a la computadora (o a Internet) como La Panacea. Según esta perspectiva que participa de un simplismo ramplón y de capacidad argumentativa cercana al 0 absoluto las nuevas tecnologías implican posibilidades intrínsecas capaces de revolucionar la educación, y bastaría con liberar este potencial para que se resolvieran la mayoría de los problemas que asolan a las escuelas.

Tal simplismo pasa por alto que la mayoría de las dificultades educativas (y de la sociedad en su conjunto) derivan de la insuficiencia o de la mala distribución de los recursos, canalizar hacia un solo sector la mayor parte de los limitados fondos disponibles podría aumentar estos problemas en vez de remediarlos.

Como bien insisten Burbules & Callister, la Revolución de la tecnología de la Información es solo el último de esta larga serie de sueños utópicos y dogmáticos, y siempre habrá en el campo educativo (como en el económico o social) quienquiera comprarse estas burradas-esperanzas.

Otra concepción que es la de la computadora y la Internet como herramienta ha sido desestimada mas arriba. Por ello conviene detenernos un poco en una tercer propuesta -no menos criticable- que sostiene (supuestamente en forma realista contra las otras dos anteriores) que hay que nivelar costos y beneficios, reconocer lo bueno y lo malo en la tecnología, comprender el lenguaje de las consecuencias no deseadas, y aceptar las imperfecciones de la racionalidad humana. Por mas que parece prometer,esta tercer variante lamentablemente sigue siendo un subclase del tecnocratismo.

Porque la historia social de la tecnología muestra acabadamente que existen consecuencias no deseadas a las que no puede adjudicárseles valor alguno porque no son previsibles, y que hay múltiples secuelas difíciles de aislar o de apreciar en forma separada .

Cuando era estudiante aprendí que no siempre los primeros puntajes de egreso de la facultad se correlacionaban con los mejores profesionales .

Lo mismo había pasado en mi secundario y también en la escuela primaria.

Los evaluados con los promedios mas altos tenían más puertas abiertas , sí. Pero no era garantía de que luego en el ejercicio de su conocimiento, realmente fueran los mejores.

Observando a mis alumnos veía “malos” estudiantes, que fuera del ámbito educacional eran brillantes, creativos, inteligentes y

En más de una oportunidad me he preguntado :

Qué le pasa a este chico?

Y hasta con algún hijo mío…

Personas destacadas en todo,o casi todo, lucidas, muy valoradas en ciertas áreas pero, con bajo rendimiento académico. Y estoy hablando de individuos absolutamente normales, bien adaptados y hasta felices. De familias armónicas y equilibradas. Chicos entusiastas, con ideas y objetivos claros parecían perder la motivación al incorporarse a los procesos de enseñanza y de aprendizaje del colegio. No lograban engranar en esa mecánica propuesta por la escuela. (1)

Los logros eran obtenidos a través de costosos esfuerzos que los alejaban de manera inconsciente del estudio. Produciéndose así un círculo vicioso. Una asociación equivocada de aprender- dolor.

Y por ende un rechazo al estudio.

Hoy tengo una respuesta, por supuesto, no la única, a aquella primera pregunta:

Qué le pasa a este chico?.

El Dr. Howard Gardner, director del Proyecto Zero y profesor de psicología y ciencias de la educación en la Universidad Harvard ha propuesto su teoría de las Inteligencias Múltiples.

(1) Conozco casos a través de mi tarea en consultorio de chicos que habían sido “etiquetados” como alumnos con dificultades en el aprendizaje o por déficit de atención. Sometidos a tratamiento con medicación y fundamental y lamentablemente considerados “enfermos mentales”.

Hasta ahora hemos supuesto que la cognición humana era unitaria y que era posible describir en forma adecuada a las personas como poseedoras de una única y cuantificable inteligencia. Pues la buena noticia es que en realidad tenemos por lo menos ocho inteligencias diferentes. Cuantificadas por parámetros cuyo cumplimiento les da tal definición. Por ejemplo: tener una localización en el cerebro, poseer un sistema simbólico o representativo, ser observable en grupos especiales de la población tales, como “prodigios” y “tontos sabios” y tener una evolución característica propia.

La mayoría de los individuos tenemos la totalidad de este espectro de inteligencias. Cada una desarrollada de modo y a un nivel particular, producto de la dotación biológica de cada uno, de su interacción con el entorno y de la cultura imperante en su momento histórico. Las combinamos y las usamos en diferentes grados, de manera personal y única.

10 Aug 2010

La Educación a Distancia Vs. Nuevas Tecnologías

Author: admin | Filed under: Tec-Quest

El nuevo milenio no sólo presenta los retos del doble cero que han tenido ocupados a los ingenieros de la informática y los sistemas, sino paradójicamente, los de la explosión del desarrollo tecnológico con todas sus consecuencias positivas y negativas.

El potencial que las nuevas tecnologías de comunicación e información proporciona al ser humano y a la sociedad tienen que ver con la rapidez en el procesamiento de información con el manejo de grandes volúmenes de la misma, con el fácil acceso, disposición, intercambio y transformación de información.

Aparejados a estas ventajas se encuentran nuevos problemas: el de la fragmentación de la información, el saber y la cultura, el de una nueva cultura informática y sujetos alfabetos informáticos, el de una nueva construcción de la realidad y nuevas formas de acercamiento a ella, el de la modificación de relaciones, interacciones formas de pensamiento, organización y hábitos de trabajo.

Los usos y aplicaciones de las nuevas tecnologías en los diversos campos de la actividad humana y social exigen reconocer los impactos y transformaciones que ocasionan, así como ver la forma en que estas nuevas tecnologías se aprovechan para lograr un aprendizaje continuo, un aprendizaje a distancia, un aprendizaje bajo el control de quienes aprenden, a fin de resolver retos y problemas que limitaciones económicas y de recursos en lo educativo ocasionan, principalmente en sociedad menos desarrolladas.

10 Aug 2010

Definición de Nuevas Tecnologías

Author: admin | Filed under: Campus Virtual Gitt

Actualmente las tecnologías de la información y la comunicación, son parte integral de la educación. Su uso efectivo en este campo permite agilizar la divulgación de los hechos y usar nuevos métodos y estrategias didácticas.

Los computadores sobrepasan sus roles tradicionales como simples herramientas de procesamientos de texto, para convertirse en herramientas de procesamiento y transmisión de información. Como herramienta de comunicación, los computadores minimizan las barreras de tiempo y espacio, mediante los medios propios de las telecomunicaciones.

Las telecomunicaciones pueden verse como un conjunto de medios que permiten el enlace de dos puntos que se encuentran a una distancia considerable, utilizando para ello y según el caso, diferentes dispositivos que varían desde un simple aparato telefónico hasta los servicios de comunicación vía satélite.

El crecimiento de los servicios de telecomunicaciones es evidente al observar avances como el sistema de radio móvil celular planeado y parcialmente instalado alrededor del mundo y el reciente énfasis en los sistemas de transmisión local, nacional o internacional utilizando fibra óptica.

La unión de los medios de procesamiento de la información (informática) con los medios de transporte de la información (telecomunicaciones) dentro de un sistema integrado se conoce como teleinformática. En ella uno de los campos de mayor estudio es el de las redes de computación.

El propósito de los sistemas de comunicación es proveer los medios necesarios para facilitar la comunicación entre personas, empresas, instituciones educativas y otras, siendo de vital importancia, dado el gran volumen de información que se necesita manejar en la actualidad.

En el siglo pasado y principios de este, la escuela era un ambiente privilegiado que concentraba el conocimiento
dedicado a la educación del niño y del adolescente. Pero, además, la escuela concentraba no sólo el conocimiento, sino también las “herramientas pedagógicas”, es decir, la tecnología imprescindible para impartir la enseñanza: pupitres, libros, lápices, plumas, tinteros, tinta, cuadernos, pizarrones, tizas, mapas. En las casas estos instrumentos eran escasos o inexistentes.
“Lamentablemente, un recorrido por el mundo nos demuestra que en muchos lugares aún perdura esta situación dual, propia del pasado donde el hogar carece de lo elemental. En estas comunidades olvidadas, la escuela, cuando existe, sigue concentrando todo el conocimiento y la tecnología educativa
como en épocas pasadas”44.
La educación “presencial”, establecida desde hace siglos, ha sufrido recientemente grandes cambios, muchos de ellos provocados por las crecientes exigencias de una población que requiere mayor cultura y capacitación profesional, pero que no puede asistir a los cursos tradicionales, por diferentes razones (lejanía, trabajo, costo, etcétera):
“Todos los días se inauguran cursos a distancia en algún lugar del planeta pero, en general, el público considera la educación a distancia como una educación de segunda clase o a lo sumo complementaria.
Seguramente la dificultad reside en una creencia arraigada en el valor intrínsecamente superior de la educación presencial. Este prejuicio se piensa, proviene de una visión estática del aprendizaje. Ha sido necesario probar la excelencia de algunas propuestas de educación a distancia para cambiar esta imagen negativa”55
Pero mientras tanto, la presencia de la computadora en la escuela tiende a ocupar el mismo “espacio didáctico” que la tiza y el pizarrón, esto es:
Aún no se han podido dirigir totalmente todas sus diferencias con respecto a las otras herramientas y esto lo señalo porque hasta el momento todavía existen programas donde no se contemplan estos cambios
tecnológicos, por ejemplo, en el caso de la materia de fotografía que se imparte en el bachillerato de la UNAM, se utiliza un laboratorio tradicional de blanco y negro, cuando se podrían utilizar las nuevas tecnologías en fotografía digital.
Necesitamos incorporar al diseño de clase el uso de estas nuevas tecnologías, no al revés, porque si no entonces perdemos de vista lo esencial, que es el proceso del educando como individuo integral y completo, producto de distintos saberes a los cuales tenemos que hacer llegar estas mejoras en los medios de trabajo.
Y en un sentido más amplio, a decir verdad, no hemos logrado construir aún un auténtica “aula digital”, aunque actualmente la Universidad está buscando un nuevo equilibrio debido a la incorporación de computadoras
en la vida académica, a lo cual nos preguntamos: ¿Cuál pude ser la mejor área de desarrollo para estas nuevas tecnologías dentro de la Universidad? ¿Por qué no estimular la difusión acerca de las posibilidades y ventajas que tiene estos sistemas nuevos?
Hace falta capacitación sí, pero también mucha información al respecto, no basta con poner los equipos, la comunidad tiene que estar bien conciente de los recursos con los que cuenta y que es lo que se puede hacer con ellos para mejorar la vida escolar tanto de alumnos como de maestros, a la vez que:
“Son pocos los establecimientos educativos que se atreven a desarmar el aula, a flexibilizarla. Hay algo de sagrado en el aula tradicional. Sin embargo, se piensa que una apertura sería la mejor solución.
En realidad la era digital acaba con el aula como espacio físico cerrado”66.
Otras tecnologías usuales en la enseñanza son las proyecciones de diapositivas y audiovisuales. Durante mucho tiempo los sistemas de proyección de fotos de 35 mm. En blanco y negro o en color cumplieron una función considerable en el aula y en las salas de conferencias. Este sistema se perfeccionó hace unas décadas con la tecnología audiovisual que permitió realizar avances considerables en la integración de la imagen y el sonido. Pero ahora aparece una nueva generación de recursos audiovisuales, los multimedios basados en las tecnologías de proyectores digitales y CD-Roms, que han ampliando el campo en el diseño de clases y practicas
de laboratorio, cuyas necesidades requieren de la combinación de varios elementos extra-textuales.
La era del libro y las monografías ha empezado a moverse lentamente hacia otro ángulo de la enseñanza, donde el adolescente de hoy requiere de una serie de instrumentos mediáticos que le permitan entrar en contacto directo con los acontecimientos del mundo. Toda vez que, los sistemas presénciales han empezado a cambiar ante las ventajas de los recursos en línea, poniendo nuevamente a prueba al profesorado, al aula y al sistema educativo tal y como lo conocemos hasta ahora.
Será necesario entonces, una nueva generación de educadores, educados en las modalidades digitales, para que la transformación sea completa.

10 Aug 2010

Educación en la era digital: función y hábito

Author: admin | Filed under: UNAM

En muchos de los espacios escolares, desde las primarias hasta las universidades e institutos de investigación,
nos encontramos en una fase de movilidad del sistema educativo. A lo cual debemos preguntarnos
¿Qué es lo que realmente ha pasado con la escuela en estos últimos cincuenta años?
Hoy existe casi una total unanimidad con relación a la “nueva educación”. Los estudiantes de los distintos
niveles viven dentro de un mundo mediático, donde subsiste un problema grave y difícil de resolver: las computadoras en las casas no siempre tienen usos educativos positivos, en realidad, estás rara vez están conectadas con la escuela. Lo que de entrada encierra aspectos espinosos tales como: la existencia de intereses deseables y no deseables por parte del usuario, el aislamiento del joven ante su entorno cercano, la falta de comunicación con la familia y sobre todo el consumo de contenidos sin vigilancia que circulan libremente por los espacios de la red, sobre todo cuando el alumno se ha vuelto “autodidacta”
y se enfrenta a un panorama saturado de informaciones abiertas, sin la guía directa del docente.
Ahora bien, otra de las grandes desventajas de los sistemas a distancia tiende a ser aquella que propicia el “alejamiento” entre alumno y maestro. Quienes hemos tomado alguno de esto cursos, podemos decir que si percibimos un cierto desvanecimiento de la figura del docente que impide establecer una relación profunda entre el aprendizaje y la vivencia, e inclusive se puede observar que cuando se dejan tareas complejas que requieren de un trabajo en equipo, estás rara vez se llevan a cabo siguiendo la secuencia de las sesiones anteriores. ¿Por qué?
Básicamente desde mi experiencia personal lo resumiría en tres aspectos: 1) la falta de comunicación entre los alumnos y el tutor, 2) un desfase temporal entre las distintas actividades de los integrantes del equipo y 3) una aplicación errónea de las estrategias de aprendizaje basadas en los hábitos de estudio para los sistemas tradicionales.
Con esto no quiero decir que todo este mal, pero si hace falta todavía mucho en esta transición entre la enseñanza convencional y los nuevos medios digitales, porque aun con los bajos costos y las facilidades para adquirir un equipo de cómputo la familiaridad con estas tecnologías y las comunicaciones para aprender y enseñar es todavía escasa. Necesitamos aclarar la función de este tipo de medios y sus respectivas
herramientas. Si acaso son complemento o empiezan a adquirir cierta autonomía con respecto a los sistemas tradicionales del aula.

10 Aug 2010

La noción del aprendizaje a través del ordenador

Author: admin | Filed under: UNAM

Antes de extendernos en las bondades o limitaciones de la llamada “era digital”, primero debemos plantearnos el significado de su aparición dentro del mundo contemporáneo, los esquemas que sostienen a estas “otras” tecnologías dentro un sistema cerrado de valores y sobre todo, observar cuidadosamente el camino por medio del cual lo digital se ha insertado en la educación y en los complejos procesos de la enseñanza aprendizaje.
Debido a que, hasta ahora, no existe una “tecnología pura”, así como tampoco una ciencia independiente
de los valores morales, tanto la ciencia como la tecnología son actividades humanas ligadas por una densa red de intereses y motivaciones de todo tipo.
A ellas (ciencia y tecnología) se llega a través de un proceso de “conocimiento” intelectual sobre los aparatos, que a su vez permiten cumplir la función técnico-conceptual a la cual hace mención el historiador
Alfred Webber:
Desde las primera huellas de su aparición, el hombre proporciona a la humanidad un aparato perfeccionado
de utensilios y más tarde la dota de una aparato general de vida… este aparato está constituido por la sedimentación externa de los medios para un dominio espiritual de la naturaleza, y que además está ligado a un dominio teórico-intelectual de la existencia, el cual, así mismo , aumenta de modo gradual…este proceso se presenta en su última fase como el menos cerrado y como el menos libre de los retrocesos11
En otras palabras, se trata del objeto que interviene (positiva o negativamente) por nosotros y a su vez altera verticalmente la noción del aprendizaje individual, ya que entre la realidad y el hombre existen los aparatos, eso es innegable, e inclusive podríamos discutir la idea de que más allá de los aparatos, existen las situaciones que los programas han creado y que nosotros hemos consumido: desde prender la luz, hasta acondicionar el clima o determinar cierta función del radio o la televisión. Algo parecido a los llamados grados de virtualidad que Albert Sangrá menciona en su artículo: “La calidad en las experiencias
virtuales de educación superior” (www.uoc.edu/web/esp/art/uoc/0106024/sangra.html), porque todo conlleva una programación que delimita nuestras facultades, y que en este caso en particular, debemos
revisar para poder establecer esa relación entre el aprendizaje y las nuevas tecnologías educativas. Delacôte
Haciendo ver con ello que en el trasfondo de esta situación no solamente se encuentran los retos o utilidades
que le pudiéramos dar a estas tecnologías dentro de la Universidad; su presencia entre nosotros obedece a un cambio de políticas económicas y a un momento histórico donde el modelo social se enfila hacia una visión global en sus formas y contenidos. En ella intervienen muchos tipos de sistemas conceptuales,
y herramientas, que por sí mismas nada podrán hacer si no logran integrarse debidamente en el marco de la enseñanza actual. Lo que significa en muchos casos una re-adaptación sustancial al nuevo campo de aplicación, tal como les ha ocurrido en su momento al alfabeto, al libro, a la imprenta y, más recientemente, con el surgimiento de la televisión y de los medios audiovisuales, así como de la computación y de la Internet. Estos descubrimientos o innovaciones tecnológicas han marcado épocas en la historia de la humanidad caracterizadas por saltos cualitativos en la construcción del conocimiento y el desarrollo de los modelos de enseñanza de la sociedad.
“No importa que aún no hay un cuerpo sistematizado de elementos teóricos ni de experiencias generalizadas sobre la utilización a gran escala de la Internet con fines educacionales, existen innumerables
escritos y algunos experimentos recientes que señalan la conveniencia de incursionar en este nuevo universo con tal propósito, y las instituciones y organismos públicos nacionales e internacionales
empiezan a incluir entre sus prioridades las tareas de exploración de dicho campo”22
Hoy en día las computadoras aportan al proceso educativo atributos tales como: una disponibilidad en todo momento para resolución de problemas y comprensión de textos. Permiten a los estudiantes mejorar
actitudes para ejercicios. También facilitan el bajo costo de acceso de los usuarios a Internet y la enorme información y conocimiento que ofrecen al instante.

La informática ha irrumpido en nuestras vidas como un vendaval que ha arrasado con los modos y formas culturales, laborales y comunicativas hasta ahora tradicionales. Frente a un proceso parsimonioso de adaptación a las innovación tecnológica, en la actualidad asistimos a una revolución que ocurre en el seno de nuestra vida cotidiana. En el pasado este proceso de interacción y adaptación humana a la innovación tecnológica nunca fue tan radical y dramático como en el presente. La diferencia sustancial estriba en que el proceso de cambio generado por la aparición de las tecnologías digitales se está produciendo en un plazo temporal muy corto y a una velocidad acelerada.
En consecuencia, el reciclaje, la readaptación y ajuste a los requerimientos y
demandas impuestas por las nuevas tecnologías obliga, sobre todo a los  adultos, a realizar un enorme esfuerzo formativo destinado a adquirir las competencias instrumentales, cognitivas y actitudinales derivadas del uso de las tecnologías digitales. No hacerlo, significará correr el riesgo de entrar en la nómina de los nuevos analfabetos tecnológicos. La alfabetización
tecnológica es una condición necesaria, en la actualidad, para que se pueda acceder y conducirse inteligentemente a través de la cultura y tecnología digital (saber de buscar la información, seleccionarla, elaborarla y difundirla desde cualquier medio).
La ingente cantidad de información, habitual en la vida diaria a través de los múltiples y variados medios de comunicación, no supone necesariamente un tratamiento competente de la misma. Recibimos muchos datos e informaciones, pero no siempre la sabemos transformar en conocimiento (Bartolomé, 2001). Los niños, jóvenes y adultos estamos expuestos a un flujo permanente de información. A. Pérez (2001) insiste en este problema destacando el paradógico fenómeno de que a más información también existe más desinformación ya que un exceso de cantidad de datos provoca pérdida del significado de los mismos. En consecuencia, el nuevo reto educativo consiste en formar, en cualificar a los sujetos como usuarios
inteligentes de la información que les permita distinguir lo relevante de lo superfluo.
Por otra parte la presentación de la información a través de las nuevas tecnologías se caracteriza por su ruptura con el modelo de organización lineal de la cultura impresa; la imagen, el sonido, el hipertexto revelan una forma distinta de publicarla. Frente a las formas tradicionales de acceso a la información que son secuenciales (p.e. la visualización de una película, o la lectura de un libro) las llamadas tecnologías digitales almacenan la información de modo tal que no existe una única secuencia de acceso a la misma, sino que las distintas unidades o segmentos de información están interlazados a través de nodos similares a una red.
Otro problema relevante tiene que ver con las nuevas exigencias de la formación ocupacional. Los cambios económicos y tecnológicos han dado lugar a nuevas formas de estructuras laborales. Al igual que la aparición de la industria supuso una trasformación en la organización del trabajo, las nuevas tecnologías de la información han introducido herramientas e instrumentos que están modificando las condiciones de muchas actividades
profesionales (administración, banca, periodismo, política,…), facilitando el manejo e intercambio de información, integrando formas nuevas de ejercer la profesión como el teletrabajo (trabajar a distancia del lugar donde se ubica la empresa utilizando las redes de ordenadores), o bien generando nuevos puestos de trabajo (diseñadores gráficos, gestores de
recursos, programadores, …).
Finalmente, hemos de indicar, que todo lo anterior, está provocando un desfase o desajuste de los sistemas educativos hasta ahora existentes. Las instituciones educativas se caracterizan por la lenta introducción de los cambios dentro de sus estructuras. En el contexto de las sociedades de la información esta peculiaridad constituye una auténtica inadaptación a las necesidades formativas y a las exigencias organizacionales, debido a un entorno en continuo movimiento y transformacion disponen de la tecnologia un modelo de transmitir estructuras de la formacion instruir para una sociedad industrial a la de en se Recurre a sociedad del siglo XXI, en la que nos encontramos, representa un escenario intelectual, cultural y social radicalmente distinto. La red escolar, en grandes líneas, todavíaía necesaria y se sigue desarrollando, en muchas aulas y centrosón cultural tradicional, propia de la escuela decimonónica. Lasón deben evolucionar a su vez desde la concepción destinada añar en y para una sociedad de la formación pérdese que el sistema escolar de los países occidentales nació con una concepción de lañanza pensada para dar respuestas de las sociedades industriales del siglo XIX y XX. La

9 Aug 2010

Competencias del profesorado ante las NTIC

Author: admin | Filed under: Contexto Educativo

Hablar de la transformación del rol del profesor universitario en la era digital, lleva a considerar temas íntimamente relacionados con la vida universitaria, entre ellos la tradición y/o innovación, o la misma función de la institución universitaria. No se puede ignorar los cambios que se avecinan para la institución universitaria en los próximos años y ambos, rol del profesor y cambios en la institución, están fuertemente relacionados. Si la llegada de las NTIC va a afectar a las formas de enseñanza de las universidades, entonces el rol de los profesores se verá afectado. (Salinas, 1999).

Al desempeñarse el docente en un entorno tecnológico de enseñanza-aprendizaje, sus funciones cambiarán por lo que es necesario redefinir su tarea profesional y las competencias que debe poseer en el desarrollo de ésta. Sin embargo, el papel que asuma el profesor en este proceso de innovación tecnológica es fundamental: es imposible que las instituciones de educación superior convencionales puedan iniciar procesos de cambio sin contar con el profesorado.

Cabero, y sus colaboradores, (1997), mencionan que la introducción de cualquier tecnología de la información y comunicación en el contexto educativo pasa necesariamente tanto por que el profesor tenga actitudes favorables hacia las mismas, como por una capacitación adecuada para su incorporación en su práctica profesional. En los procesos de Formación del profesorado en NTIC, los docentes pueden asumir las posiciones:

1. Quienes otorgan a las Nuevas Tecnologías un poder mágico y creen que su sólo uso puede transformar el proceso de enseñanza y de aprendizaje, creando una relación ciega que no les permite desarrollar mecanismos críticos frente a los medios -Tecnofilia – y crean por consiguiente, una cierta dependencia de la máquina.

2. Quienes no utilizan las tecnologías porque consideran que son culpables de casi todos los problemas que afectan a la sociedad. Este tipo de docente como manifestación de su resistencia al cambio, suele rechazar enfáticamente la utilización de las Nuevas Tecnologías – Tecnofobia -.

3. También se encuentran en la categoría –Tecnofobia- los docentes que consideran difícil su uso, así como quienes tienen miedo y pena de recibir entrenamiento, porque se consideran incapaces o avergonzados frente a sus estudiantes o profesores más jóvenes que tienen desarrolladas esas habilidades y destrezas para su uso.

4. Los docentes que utilizan las Tecnologías y sacan el mejor partido de ellas; realizando una crítica permanente sobre sus aspectos positivos y negativos – Crítica -. Es decir aquellos que reconocen la necesidad de su vinculación a la educación y asumen un papel de gestores del cambio de acuerdo con los requerimientos y expectativas del aula y la institución misma.

Esta capacidad crítica y la innovación tecnológica en las instituciones educativas, exige, por tanto, un nuevo perfil del profesor. (Cebrian, 1997), quién debe tener los siguientes contenidos formativos, requeridos en el docente que incorpora las NTIC en su desempeño:

1) Conocimientos sobre los procesos de comunicación y de significación de los contenidos que generan las distintas NTIC, así como, un consumo equilibrado de sus mensajes. Los ciudadanos como los estudiantes deben comprender al mismo tiempo los significados explícitos e implícitos de los mensajes tecnológicos, así como, las formas de expresión y los significados que estas experiencias comunicativas producen en nosotros y los demás. Educar para la información y la comunicación tecnológica.

2) Conocimientos sobre las diferentes formas de trabajar las nuevas tecnologías en las distintas disciplinas y áreas. Las estructuras epistemológicas como los contenidos curriculares de cada disciplina, requieren formas distintas de construcción y representación en el aula. Igualmente, estas formas solicitan diferentes soportes tecnológicos de comunicación y tratamiento de la información.

3) Conocimientos organizativos y didácticos sobre el uso de NTIC en la planificación del aula y de la institución. Muchas de las deficiencias e infrautilización de los equipos responden a una mala gestión y organización de los recursos en los proyectos de las instituciones como en las programaciones en el aula. Estos problemas se deben, en unas ocasiones, a un desconocimiento de fondo sobre las posibilidades de estos recursos, en otras, a una falta de ajuste de los nuevos recursos con nuestras habituales metodologías en el salón de clase. Las instituciones deberán realizar las suficientes prácticas tecnológicas para que se produzca un proceso crítico y meditado de las tecnologías. Por tanto, las prácticas tecnológicas en los centros educativos, no será ver televisión o usar la computadora como en casa.

4) Conocimientos teórico-prácticos para analizar, comprender y tomar decisiones en los procesos de enseñanza y aprendizaje con las NTIC. El abanico de NTIC disponibles puede ser o no abundante, accesible y pertinente a las necesidades del sistema educativo; pero, sin duda, es imprescindible una formación para su uso e integración en los procesos de enseñanza y aprendizaje. Cualquier nueva tecnología puede convertirse en un estorbo cuando es utilizada en un proceso de enseñanza disfrazado, o cuando su introducción no responde a una racionalidad pedagógica, o bien, se desconocen los procesos de aprendizaje que se están generando.

5) Dominio y conocimiento del uso de las tecnologías para la comunicación y la formación permanente. Cambios en las formas de producción están provocando estas tecnologías en el mundo laboral (teletrabajo). Las posibilidades comunicativas manifiestan que estas tecnologías pueden representar un apoyo importante en un enfoque de la enseñanza, basado en la colaboración e intercambio de experiencias con otros compañeros conectados en una red formativa entre los centros educativos.

6) El nuevo docente debe poseer criterios válidos para la selección de materiales y conocimientos técnicos suficientes que le permitan rehacer y estructurar de nueva cuenta los materiales existentes en el mercado, para adaptarlos a sus necesidades. Y cuando se den las condiciones -tiempo, disponibilidad de recursos, dominio técnico,…- crear otros totalmente nuevos.

De manera paralela se encuentra la propuesta de Ballesta (en Cervera Gisbert, 1996), quien expone que la formación y perfeccionamiento del profesorado en los aspectos relacionados con las NTIC debe de alcanzar una serie de características como las siguientes:

- Formación para el uso crítico de las nuevas tecnologías.
- Desarrollar la motivación en el usuario.
- Aprendizaje de situaciones reales.
- Diseño de modelos de experimentación.
- Realización de propuestas didácticas para el salón de clase.
- Incremento de métodos interdisciplinares.
- Colaboración de centros educativos y empresas comunicativas.
De las anteriores propuestas presentadas se puede obtener una rápida conclusión, y es que la formación y el perfeccionamiento del profesorado en las NTIC implican actuaciones más amplias que su mera capacitación instrumental y técnica.

Finalmente, es interesante retomar la idea de Cebrian sobre las nuevas competencias del profesorado que, señala: no existe el “supermedio”, es decir, aquel que evitará los problemas del fracaso escolar, aquel que hará que la enseñanza sea de más calidad, y poder ser utilizado en todos los contextos y situaciones de clase. Más bien, se puede decir que no hay medios mejores que otros, sino que en función de una serie de variables (características de los alumnos, estrategias didácticas, contexto de utilización, contenidos transmitidos) se mostrarán más eficaces para el alcance de unos objetivos concretos o para crear situaciones específicas de enseñanza. Las NTIC son simplemente instrumentos curriculares que deberán de ser movilizados por el profesor, cuando el alcance de los objetivos y la situación instruccional lo justifique.